Otro trabajo

Así como dije que de otro trabajo me habían propuesto pasar su proceso de selección para sabrá Dios hacer que cosas, pues acepté y fuí.

Sabrá Dios porque del papel a la realidad siempre hay una diferencia importante. Tal como los objetivos del año, te los cambian cuando les da la gana o nunca sabes lo que puede pasar.

Fui. Bonito el sitio lleno de edificios pero esa empresa es una oficina más de todas las empresas que están ahí. Bonito el ascensor y las entradas fichas. Fea la recepcionista. Bonitos los cubículos. Fea la examinadora.

Eramos 3 los que dimos el exámen en una sala de reuniones. Bonita la sala. Fea la alfombra.

Después de años luz llenaba una hoja con bolitas. Bonito el lápiz. Feo el cuadernillo con 25 preguntas financieras a completar.

Bonito el exámen. Fea mi cara de no saber como responder.

Casi 2 horas después acabó el examen y me fui tranquilo.

En el ascensor la chica que estaba dando el examen al frente mío y que ví que no acabó me dijo mientras yo miraba los numeritos descendentes de la puerta del ascensor: "Y como te fue?".

Respondí: Bien.
Ella: Y acabaste todo?
Respondí: Si.
*Se abre el ascensor.
Por primera vez la miré a la cara y le dije: mucha suerte.

Si acabé todo. Pero de ahí a que estuvieran las respuestas correctas, es otra cosa.

El resultado lo dan como en 1 mes. Ya contaré luego.

5 comentarios:

Marité dijo...

Pregunta... nunca le has deseado suerte a alguien???

BocaDelcielo dijo...

Marité,

Si pero no entendí tu pregunta.

Marité dijo...

Esa era la segunda parte de mi comentario... o sea la primera parte parece que no te llegó. Es que como dices que por primera vez le dijiste "buena suerte".

bueeeeno, no importa.

BocaDelcielo dijo...

Marité,

"Lo que el texto refería...", es que en las 2 horas de examen ni la había mirado a la chica esta recién le vi la cara cuando le dije suerte.

ahhhhh.

Marité dijo...

oh!