Todo lo que me gustaría decirte

Y los días, semanas, meses pasaron y hasta ahora tengo en la cabeza todo lo que me gustaría decirte.

Esta historia es la que pasó y me está pasando.

Ni me acuerdo como empezó, pero desde ese intercambio de emails, chats y el sarcasmo y gracia que me pusiste me intrigó saber cuál era tu cara. Esto de trabajar en una empresa grande hace que trabajes con gente que ni sabes quién es a pesar que sólo está en el piso de abajo.

Jamás seré capaz de agregarla en Facebook ni mandar un request en Instagram, pero es como volver a tener 16 años otra vez.

Ya es viernes por la tarde y quiero que sea Lunes para verla. #ChaQueMonse

Llegar en las mañanas solo para ver si nos cruzamos en el estacionamiento, ya sé cuál es tu carro! #y?

O verte cuando llegas o te vas en bicicleta.

O solo verte al irte de la oficina por la ventana... como idiota, mientras hablo o me hago que hablo por teléfono... como idiota.

No somos amigos, incluso hay una barrera que nos separa pero esa ilusión que me das con cada sonrisa que me das cuando nos cruzamos en los pasadizos de esa oficina. Un par de veces que nos paramos a conversar, de trabajo. Solo de trabajo.

Cada vez que veo su nombre en el chat o en la pantalla del teléfono fijo me acelera el corazón, en serio. Y si se empieza a adormecer el brazo izquierdo de verdad creo que me voy a preocupar. #infarto

Incluso cada vez que nos cruzamos con un par de palabras y nos despedimos sigo pensando que le hubiera dicho o porque le dije tal o cuál cosa. Es como soñar despierto. Sueño con todo lo que me gustaría decirte.

Dentro de poco todo esto se acaba y jamás la volveré a ver. Y hoy me di cuenta. Hoy más temprano fue mi golpe a la realidad.

Hoy nos juntamos para una reunión de trabajo, sólo ella y yo. Dependía de mi cuanto nos íbamos a demorar. Llegó a mi oficina con la gran sonrisa de siempre y... no sé si me puse nervioso pero durante la reunión no supe que decir. Silencios incómodos que me hicieron dar cuenta que acabó. Esto que nunca empezó acabó.

Realmente no tenía nada que decir y es realmente todo lo que tenía que pasar. Así lo decidí.

Son esas oportunidades de la vida, que no que dejé pasar sino que nunca debió pasar.

Todo lo que me gustaría decirte... jamás se lo podré decir.

Todo lo que me gustaría decirte... jamás te lo podré decir.

Esta semana encontré en ese agujero negro que tiene YouTube de recomendarte videos que jamás pediste a esta pareja de chicas. Que sus sonrisas de complicidad a pesar que ya no están juntas aun siguen, y en ellas te veo a ti. Eso que sonríes de sólo verlas sonreír.


Nada es para siempre

Casi un año ya pasó desde que dejé este blog.
Incluso ni me acordaba que tenía uno.
Dejé de pagar el dominio y volví donde empecé, un blogspot.
La gente todavía lee blogs?

Es como si hubiera regresado de un largo viaje, y darme cuenta que las cosas no han cambiado. Una pausa en los carros de la vía expresa, en la gente caminando en Jirón de la Unión, en el agua del río Rímac. Una pausa en la vida.

Pero no es así, todo cambia. Nada es para siempre.

Hoy, sigo en el mismo trabajo que hace un año. Sentado en la misma silla pero con la cabeza en mil sitios lejos.

Cuando crees que encontraste a la persona de tu vida, hoy con las justas te saluda. No importa que sea con la misma sonrisa que cuando se conocieron.

La tristeza de siempre y no sé en que momento se me fue la mala onda. Ese chiste y sarcasmo no sé donde los guardé. Pero nada es para siempre.



Natalia Lafourcade - El Amor Acaba

Inicio de temporada 10.