Chotero

Al final no fui a la despedida de ella de la oficina. Incluso ese su último día estaba tan ocupado que ni la vi cuando se fue y tampoco se pudo despedir de mi (quiero creer que intentó despedirse).

Las semanas ya pasaron y algunas cosas en la oficina cambiaron. Aunque realmente muchas de las cosas siguen iguales ya que el trabajo es el mismo pero a veces esas ganas de ver a alguien cambiaron.

Hoy llegaba a la oficina luego de almorzar con un compañero de trabajo y mientras hablabamos y caminabamos por recepción, abrí una puerta y me la cruzé. La verdad que estaba tan distraido hablandole a este otro que cuando la vi sentada en esa recepción esperando y darnos cara a cara ella se paró para saludarme efusivamente como siempre mientras ponía una cara de querer decirme muchas cosas y yo chotero como siempre: "Hola-como-estas?-todo-bien?-que-bueno" y seguimos caminando mientras le decía al otro: "como te seguía diciendo... blah, blah".

Pero cuando llegué a mi oficina y me senté frente a mi laptop, sonreí.

1 comentarios:

Marité dijo...

Si al final sonreiste, qué bueno.
:)
Feliz 28!