Pasaje

El fin de semana me la estoy pasando en la playa. Salí del mar hace un ratito para almorzar (4:32pm... si, recién). Cuando haces algo que te gusta puedes pasar horas de horas (de horas de horas... bis x2) y no darte cuenta que hay más vida (además de la tuya) en este planeta. Por lo menos para olvidarme de las mil cosas en que ando y no me dejan dormir.

Hace unos días me puse a hablar por skype con mi amiga la fotógrafa y me contaba que ahora anda por este continente pero más al norte y está en su nueva casa por un tiempo. Obviamente por trabajo, pero un trabajo placentero y feliz. Y que necesitaba ayuda de alguien de manera temporal para montar lo que anda haciendo. Me ofrecí de voluntario presencial.

Ya me había olvidado hasta que vi un mensaje whatsapp en mi blackberry desde la mañana que decía: y vienes?.

Regresé a la casa por el hambre y para sentarme frente a mi laptop y postear que acabo de dar click en comprar en la web de una aerolinea para escaparme de Lima por algo más de una semana. Va a estar interesante como me escapo de todo el trabajo y compromisos que tengo en Noviembre.

No hay vuelta atrás. Me voy a almorzar mientras tanto. Luego regreso a ver a la arena desde otro angulo.

En la playa me quedo hasta mañana temprano y regreso a Lima derechito para ir a trabajar y no olvidarme que hay cosas más importantes (se supone).

Nunca había comprado un pasaje sin dudar ni tan rápido.

Parece que algunas cosas cambiar. Sólo algunas.

2 comentarios:

Marité dijo...

Proveeecho! Playita y pasaje en mano... lo máximo.
Anda pensando qué decir en la chamba para que te salga bien.

Ivonnette dijo...

Creo que me perdí en la línea del tiempo.... viajas para ayudarle en noviembre? o ya fuiste? .... ay

jeje

Saludos