Intolerante

No sé si soy yo. No sé si estoy más susceptible, más voluble, más imbecil, más tarado, más intolerante, más fijón, más molesto, más impaciente, más lo que sea últimamente.

Estaba sentado en mi oficina trabajando alegremente (si, claro) cuando entró una vez más ese sujeto que no soporto.

Ese sujeto nuevo en la oficina que cada vez que entra a preguntarme algo se me queda mirando y se me acerca demasiado (mejor bótame de la silla y sientate tú) para preguntarme lo mismo una y otra vez.

No bastó que viera mi lapicero encima para que lo tome y empiece a escribir en sus post-its lo mismo que ya le he explicado cientos de veces mientras yo terminaba de hablar por teléfono y veía como se metía el lapicero a la boca y lo mordía mientras pensaba antes de apuntar para comentarme de las aplicaciones que estaba usando como atiqueteimporta.com.



Lo chotié al toque y punto final, que los temas lo vea con su jefe.

El lapicero ya está en el tacho de basura.

Obviando el tema gay que algunos erróneamente suponen, esta fue la conclusión que varios me han dicho: Así son los cholos brutos y confianzudos.

Será? Si a ti te pasara lo mismo que harías?

PD: A mí nadie se me pega demasiado y menos me chupa el lapicero.

3 comentarios:

Damian dijo...

jajaja como te van a chupar el lapicero, no le veo lo gay a la situaciòn.
A menos q alla una extrema confianza me le pego bien a alguien, claro depente de la persona si es asi cariñosa, pero como q uno se da cuenta q hacer con alguien no?
q raro.

BocaDelcielo dijo...

Damian,

Gay porque el pata se me pega tanto al hablar, medio raro. No soy el único que lo he notado (sólo conmigo) así que no es paranoia mía. Gilero monse.

Lo de la chupada de lapicero ya fue demasiado así sea hombre, mujer, niño, niña, perro, gato... tampoco tanto.

Ivonnette dijo...

Puaj! Nadie chupa mi lapicero... ni yo!