Suerte

No sé si buena o mala pero suerte al fin y al cabo.

No, no me gané la tinka.

Hoy en la mañana cuando regresé de correr me dí con la sorpresa que mi bolsillo estaba vacío, lo que buscaba era la llave para entrar. :(

Me quedé afuera esperando más de 1 hora a que alguno de compañeros de casa venga, traté de ver si había algún lado por donde entrar cuál hombre araña pero no. Y por algo son las cosas, pude terminar ese jueguito en el teléfono que me tenía como loco antes que justo se acabara la batería. Si, recién descubrí Angry Birds (si, recién).

Después de un día ajetreado me fuí un rato a andar en skate en esa hora perfecta que tienen las tardes de verano cuando aun hay sol pero ya empieza a correr aire fresco. Y en una esquina que bajé la calle a toda velocidad aparece una camioneta negra que justo voltéa también a toda velocidad delante mío. No la vi antes, y si me vió creo que aceleró para intentar ganarme. Por más que intenté frenar tras ver una mancha negra delante mío no pude y por suerte apoyé mis manos en la parte trasera del auto para empujarme hacia atrás. Lo siguiente que recuerdo es que estaba tirado en el piso con el pantalón roto en la rodilla (cuál uniforme escolar de chibolo de primaria) y a lo lejos la camioneta que se iba a más velocidad.

Así es la gente cuando no le importa nada.

Nunca, pero nunca había estado tan cerca a un atropello. Y si así es la muerte pues es mentira eso que ves una recopilación de tu vida segundos antes.

No recuerdo que canción estaba sonando en este instante, pero me paré para sacurdime y seguir mi camino mientras veía mis manos que las tenía raspadas.

Por suerte no tengo ningún rasguño.

No sé si es buena suerte el estar vivo o la mala suerte que estas cosas me pasen.

Nunca sabré de que lado ver a la vida.

1 comentarios:

Marite Alarcón dijo...

Creo que es suerte... pero es verdad eso de que cuando estás a un pelín de estirar la pata no ves ni medio año de tu vida en imágenes, MENTIRA! jajaja

Recién descubres Angry??? Yo que te creía Teky... jajajaja

Un beso!