Extraño

A pesar que ha pasado poco tiempo, la extraño.

Todavía no me acostumbro a estar sin ella.

Ayer cuando estiré mi mano derecha me dí cuenta que no era ella, y quizás recién me dí cuenta que no volverá más.

Nunca digas nunca pero quizás esta separación si fué para siempre.

Mi bicicleta. Extraño mi bicicleta.

Ayer cuando atardecía estiré mi mano derecha para prender la luz roja no encontré su botón de encendido, esta nueva bicicleta tiene el botón del lado izquierdo.

1 comentarios:

Marite Alarcón dijo...

Cuando empecé a leer dije juat??? Qué raro que hable tan nostálgico!!! Hasta q ooooh, entendí! jejeje