Laptop

Ese momento de la vida llegó, de cambiar... de laptop.

Después de como 4 años con la misma laptop del trabajo, que me ha acompañado a tantos viajes (demasiados mete-y-saca en la seguridad del aeropuerto), que no se me malogró nunca y que ya tenía un par de teclas medio borrosas me deja. Se va o me la quitan.

Llegó el momento de una nueva laptop. Nuevecita en cajita y con olor a plástico desde sabrá Dios que país pero bien ahí.

No se trata de la laptop sino de la cantidad de archivos que había para sacar. Gigas y gigas de fotos, videos (de viajes ah, no de cochinadas), archivos, documentos de word o de excel llamados "Book1" o "Document1" de cosas que solo usé una vez y no borré por el por siacaso, y cientos de chucherías.

Ahora desde esta máquina nueva (super hiper potente que me hará trabajar más rápido... yaaaa), haré la promesa de siempre que sólo la usaré para trabajo y no como personal.

Yaaaaa, ya empezé a instalarle cosas que no debo usar y a entrar a webs que no debería, como este blog.

Pero al fin y al cabo es mía! No, no es mía. Es de la empresa y de verdad no debería guardar nada porque nunca se sabe cuando será el último día.

Si la vieran, linda esta negrita. Toda sin usar y toda para mí.

Vamos a ver cuando se me quita la novedad, pero son esas pequeñas cosas que sin darte cuenta al menos te alegran el momento. Ya estoy pensando que fundita le voy a comprar, que sticker le voy a pegar, etc, etc.

Cuatro horas dura la batería. 4!!!

Hoy estoy así:


Smiling Dog
:)
UN DÍA COMO HOY...
- 25/09/11 Músculo - 25/09/09 Fotografa

1 comentarios:

Marite Alarcón dijo...

Todo lo que te haga sonreír, es bueno... qué bien que algo en tu trabajo aún te haga ponerte como ese perrito, a mí ni un aumento creo que me haría sonreír así... o pensándolo bien, por la plata baila el mono! jajajaja

Beso!